Majadahonda no auditará las cuentas de su Ayuntamiento

En el Pleno municipal de Majadahonda del mes de abril, Somos Majadahonda junto con PSOE, Ciudadanos e Izquierda Unida presentaron una moción para realizar una Auditoría del Ayuntamiento.

Esta moción, que recoge realizar una auditoría externa y que dichos datos sean evaluados por una mesa político-social en la que se desarrollarán mecanismos de participación ciudadana ha sido dejada ‘sobre la mesa’ con los votos a favor de Partido Popular, Ciudadanos, PSOE y Centristas. Es decir, la propuesta no ha sido aprobada.

Inexplicablemente, PSOE y Ciudadanos han votado a favor de dejar este punto sobre la mesa, pese a que la moción se consensuó con ambos grupos más izquierda Unida. Durante al menos dos semanas, el Grupo de Somos Majadahonda se ha reunido con los diferentes firmantes de la moción para llegar a un punto de consenso a la hora de dar luz a un Ayuntamiento de Majadahonda que por propia historia, está lleno de sombras.

Durante la exposición de la moción, el Interventor municipal tomó la palabra para concretar que la fiscalización de las cuentas del Ayuntamiento correspondía al Tribunal de Cuentas, algo que es totalmente compatible con la realización de una auditoría. Tras esto, Mercedes Pedreira del Grupo Municipal de Centristas, afirmó que se abstendría debido a que la mesa que revisaría los datos de la auditoría debía ser política y no social. Estos hechos sirvieron de excusa a Ciudadanos y al Partido Socialista para hacer el juego al Partido Popular y que la propuesta no saliera adelante.

Es sorprendente que el Partido Popular y Ciudadanos rechacen realizar una auditoría en el Ayuntamiento de Majadahonda, mientras en Ayuntamientos como el de Leganés, han sido estos mismos grupos quienes han impulsado una auditoría similar a la que se pedía en esta moción.

PSOE y Ciudadanos ya no pueden engañar a la ciudadanía. Ambos llevaban en sus programas electorales la realización de una auditoría, y esta moción recogía en una propuesta de consenso los puntos básicos de todos los grupos que apoyaban la propuesta. Más que la no realización de la auditoría, lo que no quieren ambas agrupaciones es la participación ciudadana, que sean las propias vecinas y vecinos quienes legislen su Ayuntamiento.

La vieja política sigue teniendo miedo a la ciudadanía, sigue teniendo miedo a que las vecinas y vecinos participen en sus instituciones. De hecho, la mayoría de las mociones de Somos Majadahonda que no se han aprobado en los Plenos municipales, han sido por la inclusión de la participación vecinal. La vieja política tiene miedo a las majariegas y majariegos porque cuanta más participación exista, más pequeños se hacen ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *