Somos Majadahonda propone alejar los locales de apuestas y juegos de los colegios

  • La formación alerta del “crecimiento descontrolado” en Majadahonda durante los últimos años y que afecta directamente a la forma de ocio de los jóvenes

  • Patricio Mackey, concejal de Somos, asegura que las casas de apuestas “dañan la economía local” por un consumo que no repercute al municipio, no genera empleo y ejerce “competencia desleal con la hostelería local”.

Somos Majadahonda llevará al pleno del próximo 29 de mayo una moción que camine hacia una regulación municipal que frene el crecimiento “descontrolado” de los locales de juego y apuestas, particularmente cerca de centros escolares, culturales y juveniles.

Como reza la exposición de motivos, “los locales han crecido un 140% en la Comunidad de Madrid en todos los barrios y poblaciones”, añadiendo el matiz local en la Gran Vía majariega, donde han proliferado las casas de apuesta atrayendo a “clientes muy jóvenes”.

Según un estudio de la Universidad Carlos III, el nuevo cliente tipo es un joven varón de 18 a 24 años, por lo que desde Somos Majadahonda entienden que “hay que poner coto a este crecimiento desaforado”. Son palabras de Patricio Mackey, el edil que defenderá la moción en el pleno de mayo y que considera que no solo estas medidas de regulación son suficientes: “Ha crecido la ludopatía juvenil en un 21% y por ello es necesario plantear desde el ayuntamiento alternativas de ocio saludable como el deporte, la cultura o la naturaleza”, explica Mackey, quien añade que “estaría bien que ejecutaran las mociones presentadas y aprobadas de Somos de arreglar las instalaciones deportivas o construir un skate park”.

La propuesta de Somos Majadahonda recoge, además, una campaña municipal de sensibilización sobre ludopatía, formación y recursos a la policía local para controlar la entrada de menores en las casas de apuestas y restringir la proyección de partidos de fútbol y cuotas desde las casas a la vía pública.

Patricio Mackey añade que el problema de la proliferación de las casas de apuestas daña directamente a la economía local. “Estamos hablando de una forma de consumo que extrae dinero del bolsillo de las familias majariegas que acaba directamente a fuera del municipio”, asegura el edil de Somos, quien además hace hincapié en el “poco empleo y de mala calidad” que genera este tipo de negocios.

“Estas casas suelen ofrecer refrigerios y cervezas gratis a los clientes que juegan, y ofrecen servicios de restauración a precios ínfimos como gancho para que la gente vaya a jugar, que es la actividad verdaderamente rentable para estos locales”, denuncia Mackey lo que considera una auténtica “competencia desleal” contra la hostelería local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *